Alimentación Consciente

Comer con propósito: del picoteo social al hambre emocional

En nuestro mundo moderno, la comida se entrelaza no solo con celebraciones y encuentros sociales, sino también con nuestras respuestas emocionales a los altibajos de la vida. Si bien es común asociar comida con felicidad o consuelo, la relación entre el estado emocional y nuestros hábitos alimenticios puede ser compleja y, en ocasiones, problemática.

Un shock o trauma emocional, ya sea una ruptura amorosa, la pérdida de un ser querido o cualquier experiencia abrumadora, puede desencadenar lo que se conoce como «hambre emocional». Este tipo de hambre surge como un intento de calmar o suprimir sentimientos dolorosos mediante la comida.

Para navegar en este entramado de emociones y costumbres, es útil adoptar algunas estrategias:

Atención plena: A través del «mindful eating». Reconecta con cada bocado, identifica cuándo comes por hambre real y cuándo es una respuesta emocional.

Reconoce tus emociones: Antes de dirigirte a la nevera, haz una pausa y reflexiona sobre lo que realmente sientes. A menudo, al identificar y enfrentar la emoción subyacente, el impulso de comer puede disminuir.

Busca apoyo: Hablar con amigos puede ser más efectivo que cualquier tentempié para procesar emociones intensas.

Establece límites: Si bien es natural buscar consuelo, es fundamental establecer límites para no caer en hábitos poco saludables a largo plazo.

Explora otras formas de consuelo: Encuentra actividades que te relajen y te reconforten, que no estén relacionadas con la comida.

Comprender que la comida es solo una de las muchas herramientas que tenemos para enfrentar las adversidades nos permite adoptar un enfoque más equilibrado. Al ser conscientes de nuestras motivaciones, ya sea por costumbre social o respuesta emocional, podemos disfrutar de cada bocado con autenticidad y propósito.

Aquí van algunos consejos que te podrían ayudar:

– Ejercicios de respiración profunda y meditación guiada. Estas técnicas ayudan a reducir la ansiedad y a aumentar la conciencia sobre por qué se quiere comer. Libro: «Meditación para Dummies» de Stephan Bodian.

– Diario alimenticio emocional. Anotar lo que comes junto con tus emociones actuales puede revelar patrones y desencadenantes. Libro: «Come, piensa y adelgaza» de Martha Debayle y Allan Percy.

– Técnicas de liberación emocional (EFT o tapping).  Es una combinación de acupuntura y terapia cognitiva que te puede ayudar a liberar emociones bloqueadas. Libro: «Tapping para ganar» de Carla Valencia.

– Mindfulness y alimentación conscinte. Estas prácticas te enseñan a estar presente en el momento y a reconocer tus sensaciones físicas y emocionales. Libro: «Comer atentos» de Jan Chozen Bays.

– Terapia cognitivo-conductual (TCC). Ayuda a identificar y corregir patrones de pensamiento negativos relacionados con la comida. Libro: «Terapia Cognitiva para trastornos de ansiedad» de David A. Clark y Aaron T. Beck.

– Visualización guiada. Esta técnica usa imágenes mentales positivas para influir en las emociones y comportamientos. Imagina, por ejemplo, cómo te sientes después de una comida saludable y satisfactoria. Libro: «La práctica de la visualización creativa» de Shakti Gawain.

– Yoga y movimiento consciente. A través del yoga, puedes conectar con tu cuerpo y reconocer las señales que envía. Libro: «El corazón del Yoga: Desarrollando una práctica personal» de T.K.V. Desikachar.

Estas herramientas y lecturas, complementadas con la práctica, te ofrecen una base sólida para enfrentar desafíos alimenticios y emocionales. ¡Encuentra lo que mejor resuene contigo!

Equipo Humano de Mindalia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio