Noticias y artículos

¿Calor en el embarazo? ¡La culpa es del clima!

Bueno, bueno, bueno, aquí estamos de nuevo, navegando por las turbulentas aguas de la información mediática, esta vez con un chaleco salvavidas especial para mujeres embarazadas y niños, proporcionado por la OMS, Unfpa y Unicef. Resulta que, según un informe reciente, el cambio climático no solo podría estar bronceando a los pingüinos, sino que también está reconfigurando el mundo de la maternidad y la infancia.

El Calentamiento Global se Cuela en las Consultas Prenatales

La escena comienza con una mujer embarazada entrando a la consulta del médico. Espera hablar sobre antojos y pataditas en el vientre, pero ¡sorpresa! Ahora el tema caliente es el clima. «Señora, ¿ha considerado cómo el aumento de 2°C en la temperatura global podría afectar su tercer trimestre?» Claro, porque lo que realmente necesita una mujer embarazada es preocuparse por el efecto invernadero en su vientre.

Los Niños y el Efecto Mariposa Climático

Luego, tenemos a los niños. Antes, los padres sólo tenían que preocuparse por la educación, la alimentación y evitar que se coman la plastilina. Pero ahora, según este informe, deben considerar cómo un tornado en Estados Unidos podría influir en el humor de su pequeño en México. ¿Tu hijo tiene un mal día? Probablemente sea un frente frío en Canadá. Así que aquí estamos, rediseñando nuestras vidas alrededor de la crisis climática. ¿Decoración del cuarto del bebé? Solo si es con pintura libre de CO2. Y, por supuesto, cada cuento infantil ahora debe incluir al menos una mención al reciclaje o al uso eficiente de la energía.

Ahora, entrando en una nota más seria (pero no demasiado), hablemos de estos organismos internacionales. Parece que su último pasatiempo favorito, además de organizar conferencias en exóticos destinos (con todas las emisiones de carbono que eso implica), es competir en el campeonato mundial de «¿Quién asusta más al público con el cambio climático?» Parece que estos organismos disfrutan creando un nuevo género de terror: el eco-terror. En lugar de monstruos y fantasmas, tenemos gráficos y estadísticas que se vuelven cada vez más apocalípticas. ¿El objetivo? Mantener a la población en un estado constante de ansiedad y miedo.

Y, cómo olvidar, nuestros queridos medios de comunicación, los eternos cómplices en esta danza del desastre climático. Si los organismos internacionales son los guionistas de este drama ambiental, los medios son definitivamente los directores, encargados de darle vida en la pantalla de nuestra vida cotidiana.

La fórmula parece ser sencilla: cuanto más catastrófico, mejor. ¿Un informe sobre el cambio climático? Vamos a añadirle un poco de salsa apocalíptica. ¿Datos sobre el aumento del nivel del mar? Hagámoslo sonar como la próxima gran inundación. El resultado es una población cada vez más ansiosa y confundida, preguntándose si el próximo verano será el escenario de un nuevo «Día del Juicio Climático».

Así que, mientras navegamos por este mar de desinformación, recordemos mantener un ojo crítico. A veces, detrás de ese titular alarmante, hay más interés en el dólar que en la verdad. Y mientras tanto, mantengamos el humor a mano, porque, en estos tiempos de tanto cambio(climático), puede que sea justamente lo que necesitemos para mantener la cabeza menos caliente.

Alfredo Alcázar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio